El miedo a no ser bueno en la cama

on 23 Abril 2015.

Jean Louis G., un francés de 51 que tras dos décadas de casado ha sido condenado por un tribunal galo a pagar diez mil euros de daños y perjuicios a su esposa por no asumir las obligaciones que conlleva la vida en común, y que así prevé el Código civil del país vecino

Es decir, por no haberla satisfecho sexualmente durante varios años, tal como revelaba ayer el diario «Le Parisien», motivo que según la legislación gala puede ser considerado una falta como la infidelidad o el no respeto hacia el otro, y argumento suficiente para solicitar y ejecutar un divorcio (larazon.es).

miedo-sexo-768x317

El caso es que el miedo a no ser bueno en la cama se ha convertido en uno de los miedos con los que más me he topado en nuestros seguidores y alumnos. Como ya vimos en la secuencia de artículos sobre el miedo, éste siempre aflora en nuestra mente. Por tanto vamos a intentar trabajar y solucionar este miedo desde sus bases.

"No es valiente aquel que no tiene miedo sino el que sabe conquistarlo" (Nelson Mandela)

La sociedad actual sigue siendo muy machista, por lo que este miedo reside principalmente en unas cabecitas masculinas que llevan al hombre a sentir el sexo como una responsabilidad. Esta necesidad de cumplir y de sentirse el único responsable de que el sexo sea bueno, puede suponerle una gran presión y acabar sufriendo estrés y ansiedad ante el acto sexual.

Cómo vimos en el artículo de la ansiedad, el que la sufre tiende a arrastrar una gran cantidad de pensamientos negativos. Esta abundancia de pensamientos puede bloquear a una persona y provocarle disfunción eréctil o eyaculación precoz.

¿Cuándo surge por primera vez?

Los primeros indicios de este miedo vienen ya desde antes de tener sexo por primera vez. Una persona que nunca ha mantenido relaciones sexuales es completamente normal que sufra este miedo, potenciado además por un miedo común en todos los seres humanos que es el miedo a lo nuevo.

¿Por qué suele repetirse este miedo?

Como ya sabemos este miedo no es sólo para virgencitos y virgencitas, sino que es un miedo que sufrimos todos los hombres y mujeres a diario por dos motivos:

–          Insatisfacciones pasadas: el haber tenido malas experiencias en el pasado es un factor crucial. Por lo general las chicas suelen ser muy comprensivas ante los hombres, no obstante se les puede secar la paciencia y acabar achacándoles su incapacidad para hacerlas disfrutar. O simplemente puede venir de haber sentido que su pareja no disfruta o no es muy proclive a tener sexo.

–          Altas expectativas o soñar con ser el mejor amante que ha tenido: con esto juegan mucho las mujeres. Ellas saben que el hombre se siente repleto de ego cuando le dicen que es el tío que mejor se las ha follado. Y es que nuestro ego y nuestros celos vuelven a jugarnos una mala pasada, y cuando queremos poseer a alguien nos sentimos en la obligación de ser los mejores amantes. Estas altas expectativas son capaces de generar un gran nivel de ansiedad, donde en primer lugar deberá producirse una erección fuerte, un nivel de excitación que la mantenga, y luego ponerse a rezar para aguantar todo el tiempo que se pueda, como mínimo hasta que la mujer haya tenido un orgasmo.

"Los hombres temen más el sexo que las mujeres" (Arthur Miller)

Es muy importante matizar que este miedo suele ser mucho más frecuente y mayor con personas con las que todavía no hemos tenido experiencias sexuales previas o muy escasas. Y es que, nunca mejor dicho, nos desnudamos ante una persona nueva. Y, por favor, resistid la tentación de apagar la luz, el sexo con la luz apagada debería estar penado por la ley con multas superiores a las de tráfico. Desde aquí promuevo una iniciativa para prohibirlo.

Por tanto ya hemos visto que la inseguridad y la necesidad de demostrar nuestra valía suelen ser nuestros peores y más fieros enemigos.

¿Cómo podemos solventar o minimizar este miedo?

Bien, en el caso de que el miedo provenga de insatisfacciones pasadas, aplicaremos el triángulo del miedo de David Jungle. Si no estamos seguros sobre nuestras capacidades como amantes lo más racional es que intentemos mejorar. Leer artículos sobre sexo como los que encontrarás en esta Web o algunos libros sobre sexo, pueden armarte de las técnicas adecuadas. Esto te hará sentirte mucho más seguro contigo mismo y que tus niveles de ansiedad se reduzcan. Esto es completamente lógico, si estás preparado para un examen de forma que lo entiendes todo y te lo sabes de memoria, sufrirás mucha menos ansiedad que el que ha estudiado a medias y no sabe si va a llegar. También es importante ver si esas experiencias negativas han sido consecuencia de una deficiencia física, en lo cual deberías ir a un urólogo e iniciar un tratamiento adecuado para ti.

Fuente: sexlecciones.com

Terapia Sexual

Es una terapia pensada para distintas disfunciones sexuales, es una construcción única con cada paciente teniendo en cuenta sus características particulares. Se puede consultar de manera individual, o en pareja.

Adelante, ya diste tu primer paso!