Desórdenes del deseo

El deseo sexual inhibido es una disfunción sexual muy frecuente. Se presenta con  un descenso o ausencia de deseo sexual y se manifiesta en la  dificultad para iniciar y/o responder a la actividad  sexual. Lo que se escucha decir comúnmente es “no tengo ganas, no sé que me pasa”.


Existen diversos factores que podrían contribuir a la aparición de esta disfunción, entre ellos problemas de comunicación, experiencias sexuales traumáticas como violación, incesto o abuso sexual, falta de afecto, falta de educación sexual, falta de tiempo, como así también algunas enfermedades, problemas hormonales,  y situaciones de gran estrés que podrían disminuir el interés sexual.


Hay situaciones donde la persona expresa que su pareja no esta satisfecha con las relaciones en cuanto a frecuencia podría pensarse que padezca bajo deseo sexual cuando quizás lo que sucede es que tenga un deseo sexual hiperactivo y sea muy exigente sexualmente.
Muchas veces esta disfunción del deseo podría estar asociada con otras disfunciones sexuales y algunas veces puede ser causada por éstas.


Si pensamos en una mujer que padece dolor coital o una mujer que no tiene orgasmos se podría decir que no sería difícil que pierda el interés sexual porque generalmente asociará ese momento con fracaso o con una actividad no muy placentera.
Cuando aparecen “estas falta de ganas”, lo que se quiere decir con eso es que hay una  baja de la espontaneidad. Lo que hay que entender es que esa espontaneidad del deseo sexual es distinta a como lo vivíamos en nuestra adolescencia, no volverá más como por arte de magia, sino que habrá que salir en busca de él y ese será el desafío de cada uno.

Nombre:
Mail:
Consulta:
Envianos un mensaje o una consulta de manera ON LINE.

Terapia Sexual

Es una terapia pensada para distintas disfunciones sexuales, es una construcción única con cada paciente teniendo en cuenta sus características particulares. Se puede consultar de manera individual, o en pareja.

Adelante, ya diste tu primer paso!